Cinturones

Los accesorios, son la clave para que nuestros vestidos o el resto de prendas, tomen mayor apariencia. Uno de estos accesorios clave, el cual, puede incluso sacar aquellas prendas olvidadas en el fondo del armario y sacarlas de nuevo a la luz, es el cinturón.

Este artículo, se pensó en sus comienzos, como una prenda que ejercía el papel de sujetar los pantalones, pero con él con tiempo, se ha convertido en el protagonista de muchos diseños y modelos. Aquellos lejanos años 20 en los cuales, el cinturón ejercía, la prenda básica de los militares, se convirtió en unas décadas en un importante accesorio femenino. Actualmente, todavía lo sigue siendo, consiguiendo realzar la figura femenina en muy buenas ocasiones.

Con una buena estética, los encontramos en todos los materiales posibles y de todas las medidas tanto de ancho como de largo. Los diseñadores, les añaden aplicaciones de variadísimos detalles, adecuándolos a cualquier situación y estilo de cada mujer, desde las maduras hasta las más jovencitas.

Las aplicaciones de cinturones que más favorecen, son aquellas en las que el cinturón marca la cintura, como por ejemplo, en vestidos sueltos con cinturones estrechos (oscuros o negros son más favorecedores para este estilo). Los más anchos, son más informales y con vestidos más ceñidos.

Cuando un vestido es estampado, es más recomendable un cinturón de un solo color, por el contrario, si es sobrio, el cinturón, debe darle brillo y color.

Si el cinturón y vestido, son del mismo color, lo más aconsejable, es romper con los zapatos, que estos ejerzan el contraste. Si por el contrario, si vestido y cinturón son distintos, los zapatos, deberán de guardar la tonalidad.

Escrito por | 4 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta