La playa en la ciudad

Soy una de las miles de personas a las que les encanta la playa. El sol, el mar, la brisa que suavemente te roza ocasionando el olvido inmediato de todos tus problemas… Disfruto como el que más. Y nunca se me ocurriría bajar a la arena con una indumentaria inapropiada. Lo lógico son unas chanclas, shorts, camiseta, o un vestidito creado para la ocasión, que si encima tiene estilo, pues mejor que mejor. Los looks playeros están plagados de numerosas tendencias. La moda llegó con toda su fuerza hasta el mar, y me parece de lo más acertado aprovecharlo.

Lo que no logro entender es por qué mucha gente se ha empeñado en llevarse la ropa de playa a la ciudad. Parece que últimamente está muy de moda. Pero lo mejor de todo, es que las ciudades por las que pasean esos atuendos, no tienen ni siquiera playa.

Hace unos días, paseando por mi ciudad, me crucé con una pareja de lo más variopinta. Él llevaba su camiseta en la mano, castigando al mundo con sus pectorales algo flácidos y tatuajes un tanto macabros. A conjunto con semejante tórax calzaba unas chanclas que debía habérselas comprado en un chiringuito de playa hace quince años.  Junto a él su acaramelada novia, a juego con el chico, chanclas, shorts desgarrados y camiseta (si se le podía llamar así). Ambos se dirigían pitillo en mano hacia el centro comercial. Bien, pues si yo hubiese sido la gerente, os aseguro que no los dejo entrar.

Una cosa es la comodidad y otra la chabacanería. Se puede ir a gusto pero sin parecer que vengas de haberte peleado con unos leones. Por tanto hay que estar atentos, para disfrutar del ocio e ir adecuados para la ocasión. ¿O es que con el calor todo está permitido?

Escrito por | 9 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General y Moda verano 2011 | Etiquetas: , , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta