Prada apuesta por los trajes para este invierno

Acostumbradas a ver multitud de vestidos y faldas en las colecciones que están presentando los diseñadores en las diferentes pasarelas del mundo para la temporada de otoño-invierno, sorprende que en la de Prada no haya prácticamente ningún vestido y todo se centre en los pantalones.

Los vestidos que hay se lucen por encima de pantalones tobilleros, la estrella del desfile. Se combinan con abrigos, vestidos largos y americanas.

Destacan también los talles altos, con abrigos y chaquetas que remarcan la zona de debajo del pecho.

Este tipo de vestido abierto es otra constante en la colección. En cuanto al color, el negro es uno de los que más vemos en la propuesta de Prada, junto al marrón y el azul.

Los estampados tipo caleidoscopio son los encargados de alegrar conjuntos más serios en las formas.

En cuanto a los tejidos utilizados, encontramos gruesos trajes de franela en muchos casos y las líneas, siempre muy rectas, sin remarcar demasiado el cuerpo.

En los trajes de chaqueta, destaca el total look, ya sean modelos lisos o estampados, como en este caso.

La mujer moderna y funcional, la apuesta de Javier Larraínzar

Hablaremos en esta entrada de uno de los grandes de la alta costura española: Javier Larraínzar. Ha presentado su nueva colección en la tercera jornada de la Cibeles Madrid Fashion Week y lo ha hecho fiel a su estilo.

El diseñador apuesta para el próximo otoño-invierno por prendas que dan a la mujer un toque urbano y moderno, manteniendo siempre la elegancia y funcionalidad en todos su modelos.

En la colección, se han visto trajes de corte clásico pero más actualizados, apostando mucho por el marrón chocolate. Los otros colores estrella han sido el gris, el azul plomo, el magenta, el morado y el negro, combinados a veces con hilo dorado. En la foto, obtenida de Hola, podéis ver algunos ejemplos.

Destacan también en sus modelos los tejidos tweed, el terciopelo, el estampado sobre raso y los pantalones de vestir de pata ancha.

En cuanto a las faldas, largas y plisadas. También se han podido ver muchos vestidos para cóctel y fiesta, de un estilo sobrio, pero muy chic.

La colección recuerda a los años 50 y 60, apostando por la sofisticación. En general, se trata de modelos muy fáciles de llevar y que, seguro, marcarán tendencia.

Vía Europa Press